top of page
  • rainboweurope20

Filosofar sobre el tema de la discriminación

Filosofar sobre el tema de la discriminación


En nuestra vida cotidiana y en nuestras conversaciones con la gente, a menudo usamos conceptos que consideramos evidentes, pero cuyo significado exacto en realidad no conocemos. Durante el filosofar, buscamos el significado de esos conceptos. Al hacer preguntas a tus alumnos, empiezas a buscar las bases de juicios sobre opiniones a partir de las cuales formulas esas preguntas.


Queremos comenzar disipando un gran prejuicio, a saber, que filosofar sería algo para los alumnos de ASO, por el contrario: la espontaneidad de los alumnos de BSO llevó a conversaciones al menos igualmente profundas. Filosofar no se trata ante todo del lenguaje, sino que presupone espontaneidad, reacciones, apertura, respeto e interés mutuo. Los alumnos tienen la sensación de que sus opiniones importan, de que están siendo escuchados, de que se les permite tomar sus propias decisiones cuando se enfrentan a dilemas estimulantes, por ejemplo. Este sentimiento inicial les ayuda a participar activamente y participar plenamente en una conversación.


La disposición de una conversación filosófica se lleva a cabo en un círculo: los estudiantes y el profesor (como líder de la discusión) son, por lo tanto, iguales.


Filosofar, sin embargo, es más que una 'conversación agradable', quiere profundizar en juicios y opiniones sobre ciertas cosas. Por lo tanto, es importante estructurar la conversación de acuerdo con varias preguntas importantes. Los estudiantes deben aprender a mirar creativamente al mundo ya sí mismos.


¿Cuándo estoy en casa en cualquier lugar (Ciudadanía y sociedad)?

¿Mi origen determina lo que pienso y siento? (ciudadanía y sociedad)

¿Pueden los jóvenes cambiar la sociedad? (Ciudadanía y sociedad)

¿De dónde viene el racismo? (Ciudadanía y sociedad)

¿Es tu culpa si eres pobre? (Ciudadanía y sociedad)

¿Es el mundo un gran pueblo? (ciudadanía y sociedad, conciencia espacial)

¿Son las diferencias culturales un enriquecimiento o una limitación? (ciudadanía y sociedad)

¿Existe la libertad sin fronteras? (ciudadanía y sociedad, ética)

¿Es posible una sociedad ideal? (ciudadanía y sociedad, ética)

Estos son ejemplos de preguntas iniciales filosóficas en las que no hay una expectativa inmediata de respuesta. El énfasis está menos en 'la respuesta' y más en la exploración reflexiva de esa pregunta. Las preguntas pueden por un lado provenir de los propios alumnos (para que ellos mismos hagan esta elección), pero también pueden ser sugeridas por el profesor (si hay una respuesta menor por parte de los alumnos)


Filosofar: no necesariamente hacer preguntas abstractas, sino llegar junto con sus alumnos a una conversación estructurada sobre temas sociales como la justicia y la convivencia. Es una forma de trabajo experiencial y orientada al proceso, donde los alumnos tienen que pensar sobre sí mismos, su posición en el mundo y su relación con otras personas.

Esta reflexión se hace siempre a partir de un estímulo accesible (una imagen, un clip de película o una anécdota interesante) a partir del cual seguir filosofando.

En una discusión filosófica en clase, el maestro no se "enseña" a sí mismo, sino que sigue la conversación como líder de la discusión al margen. Él desafía a los propios estudiantes a pensar críticamente y hacer preguntas de forma independiente. Entusiasmo y amargura.

El movimiento que seguimos aquí es: 1) de lo concreto a lo abstracto 2) de lo anecdótico a lo contemplativo 3) de lo orientador a lo independiente

Los alumnos aprenden no solo a formular sino también a fundamentar sus opiniones, entablando un diálogo significativo con los demás.


También para el profesor

Filosofar también puede ser una forma de que el profesor se ocupe de las declaraciones polarizadoras en el aula. Como líder de discusión filosófica, el docente aprende a distanciarse de ciertos prejuicios. Mientras filosofas, realmente aprendes a comprender lo que un alumno quiere decir con una declaración específica, a veces provocativa (cf. qué quieres decir con..., etc.).

El sentimiento de ser inútil e inferior desaparece para ese grupo de alumnos. También se ha demostrado que los alumnos escuchan más y muestran un comportamiento menos agresivo.


Apéndice: hoja de ruta de la conversación filosófica (Fuente: Kristof Van Rossem, www.kristofvanrossem.be)


HOJA DE RUTA SOCRATICA K. Van Rossem




1. Encuentre una pregunta central a la que los participantes les gustaría una respuesta. Asegúrate de que la pregunta sea:

una. Redactado brevemente (máximo 8 palabras)

b. Auténtico es: realmente tienes esta pregunta, ¡quieres una respuesta a esto!

C. claro es

d. Devuelve respuestas que no son ni correctas ni incorrectas pero que averiguas por puro pensamiento (es decir, no: "¿cuántos colores tiene una iguana?" sino "¿puedes entender a un animal?". En este ejemplo, "¿cuál es la responsabilidad social del gerente de negocios?")

mi. Ofrece la oportunidad de relatar aquí la propia experiencia.

F. Formulado de tal manera que cualquier persona que lea esta pregunta (incluso sin su propia experiencia al hacerlo) la encontrará comprensible.


Puede dejar que ellos mismos formulen esta pregunta posiblemente usando un impulso o un ejercicio. También puede presentarles una serie de preguntas iniciales. Véase, por ejemplo, la lista bajo 'material' en la página de inicio de socraticconversation.be.


2. Pregunte a los participantes sobre una experiencia reciente

b. de nuestra propia fuente (experimentado por nosotros mismos)

C. en el que hay un momento en que dijeron o hicieron algo. Pida un momento vívido con una acción concreta (es decir, no un pensamiento o consideración)

d. donde tienen una vista que se ajusta a esta pregunta.

Dependiendo del tiempo disponible, tome la primera mejor historia que se presente, o haga que le cuenten varias y elija la que sea más apropiada. El ejemplar cuenta la historia en los términos más concretos posibles.


1. Los participantes hacen preguntas de aclaración hasta que la 'película' en la que se desarrolla la historia sea lo más clara posible y con todos los detalles relevantes en mente. En esta etapa, los participantes solo deben hacer preguntas fácticas, es decir, no preguntas sobre consideraciones, motivaciones por las que alguien hizo algo, etc. Además, estas preguntas deben ser preguntas relevantes relacionadas con el momento en que ocurrió esta acción.


2. Pide una opinión (afirmación central) del narrador y cualquier argumento que tenga para ello. Lo escribes en la pizarra y sigues literalmente las palabras del narrador. Incluso si piensas 'esto no es un argumento', escribes todo lo que viene después del 'porque'.


Ejemplo: "Cuando contraté a ese empleado ayer, asumí mi responsabilidad social como gerente de la empresa porque:

• "Es un parado de larga duración, así está 'fuera de la calle'

• Estoy dando ejemplo a otros líderes empresariales con esto"


3. Ahora le pide a cada participante que haga lo mismo y escriba una respuesta a esa pregunta en términos del ejemplo con sus propios argumentos adjuntos. Puede ser que estén de acuerdo con el narrador, puede ser que no. Asegúrese de que la redacción se mantenga sobre este caso específico, en términos concretos. Si es necesario, proporcione el siguiente formato para obligar a los participantes a ceñirse a los hechos: "cuando X hizo Y, fue Z (no Z) porque...".

Ej: Opinión 1: "Cuando Jan contrató a ese empleado, no asumió su responsabilidad social porque

• Pensó que era lo suficientemente bueno y solo está reclutando en función de la empresa

• El empleado no necesita ninguna ayuda especial"


4. (para grupos grandes) Primero, haga que los participantes comparen las diferentes respuestas y argumentos entre sí intercambiándolos en parejas o tríos. Asegúrese de que los puntos de vista y los argumentos se entiendan y puedan repetirse antes de criticarlos.


Puede usar el siguiente diagrama en el contexto de un salón de clases para dar cierta estructura a esta conversación. Haga que el alumno escriba:


Estos son los argumentos de mi vecino:....................

Creo que estos son buenos argumentos: ....................

Estas son las razones por las que creo que estos son buenos argumentos: ..................

No creo que estos sean buenos argumentos : ................................

Estas son las razones por las que no creo que este sea un buen argumento: ...............


5. (para grupos más pequeños) Cuelgue las opiniones y los argumentos uno al lado del otro en rotafolios en la pizarra. Cuélgalos junto a la vista del narrador.


6. Ahora discuta las diferencias de puntos de vista y argumentos en el plenario. Como facilitador, desde el momento en que estos puntos de vista y argumentos se discuten en grupo, realice los movimientos socráticos (afirmar, explicar, concretar, escuchar, cuestionar) una y otra vez. Seguir el curso de la conversación como se produce espontáneamente y, en caso necesario, formular la pregunta necesaria para ese movimiento en ese momento (ver entrenamiento y ver artículo 'deliberación socrática').


7. Junto con el grupo, formular una evaluación de la conversación.


Puede centrarse aquí en la forma de la conversación/las competencias aprendidas. Para ello, consulta la lista de competencias socráticas y haz que marquen, p. algunas competencias que sienten que han utilizado.


También puede centrarse en el contenido de la conversación. Algunas preguntas que puede hacer a los participantes sobre esto:

• ¿Qué nuevas perspectivas ha escuchado sobre su propio argumento?

• En este grupo, ¿quién te hizo pensar/cuestionar tus puntos de vista y por qué?

• Ahora, ¿cuál es su respuesta a la pregunta inicial?

• ¿Qué nueva pregunta crees que necesita respuesta ahora?


K. Van Rossem



1 visualización0 comentarios

Entradas relacionadas

Comments


bottom of page